30 abril, 2012

Las mejores plantas para la oficina

Las oficinas suelen crear ambientes poco propicios para las plantas: la calefacción en invierno, el aire acondicionado en verano, escasa iluminación y falta de atenciones ya que ¡estamos trabajando!... y nos despistamos. Así que muchas veces no se pone nada o se opta por las plantas artificiales, solución que suele acabar con la planta en cuestión llena de polvo y que termina por dar un aire de lo más patético y deprimente... 


Pero pasamos tantas horas en nuestros lugares de trabajo que es fundamental alegrar el espacio de trabajo con plantas, flores y un toque de verde. Las plantas demás de añadir un toque decorativo ayudan a reducir el estrés, crean ambientes más relajantes que permiten crear un buen clima en la oficina y además filtran el aire y reducen el efecto de las emisiones de ordenadores y otras máquinas. 


Oficinas verdes


Cómo elegir las plantas para la oficina
  1. Estudia las condiciones ambientales de la oficina: luz, espacio, corrientes de aire, sistema de acondicionamiento. Busca un espacio adecuado: suelo, repisas, mesas, estanterías y planifica cómo van a ayudar las plantas a mejorar la decoración de la oficina. ¡No se trata de poner plantas por todos los rincones!
  2. Haz un presupuesto estimativo para calcular cuánto puedes gastar en las plantas y estima el grado de mantenimiento que necesitarán.
  3. Por último, contacta con un profesional, te podrá aconsejar adecuadamente para que las plantas de tu lugar de trabajo no luzcan como las fotografiadas en la serie "Plants on the job" del fotógrafo Kirk Crippens.

Las mejores plantas para la oficina
-         Aspidistria (Aspidistria elator). Es una de las plantas de interior más resistentes y longevas pues, cuidada del modo adecuado, puede llegar a vivir más de 20 años. Resiste el exceso de calefacción (aunque proporcionarle humedad le sienta estupendamente) y la falta de luz, por lo que se adapta bien al ambiente de oficina. Necesita riego moderado, y su crecimiento es muy lento, de modo que sólo debe aportársele abono durante el verano y puedes olvidarte durante mucho tiempo de trasplantarla.
-         Aglaonema (Aglaonema commutatum): atractivas y grandes hojas verdes moteadas de blanco. Es bastante resistente a la falta de luz, aunque si recibe una buena iluminación tendrá un mejor desarrollo. Le van las temperaturas cálidas, pero resiste mal la sequedad ambiental, uno de los puntos débiles de las oficinas. Necesita un riego moderado y abonado cada 15 días en verano.
-         Drácena (Dracaena marginata): atractivas hojas acintadas. Necesita pocos cuidados por lo que es muy popular. Crece correctamente con 63 a 73% de sombra, aunque la franja roja que decora los bordes de sus hojas cobra mayor intensidad con la exposición directa al sol. Pulverizar regularmente con agua y evitar las corrientes de aire favorecerá su crecimiento. Debe regarse con moderación y evitar el encharcamiento.
-         Kentia (Howea forsteriana): palmera de porte atractivo y elegante. Resistencia a la sequedad del ambiente y alta tolerancia a la baja iluminación. 
-         Filodendro (Philodendron scandens): planta trepadora que soporta bien la luz escasa y sus brillantes hojas acorazonadas le confieren un gran atractivo. Como a la mayoría de las plantas, le viene bien un pulverizado regular para combatir la sequedad ambiental.
-         Sansevieria (Sansevieria trifasciata): sin duda, una de las plantas de interior más resistentes que hay, llegando a tener fama de indestructible. Aguanta la atmósfera seca y caliente de las habitaciones; es una de las plantas que menos riego necesita, ideal para quien no puede regarla mucho en verano; soporta la falta de luz, años sin trasplantar, las plagas y enfermedades. Es ideal para interiores de oficinas y despachos, comercios y para las personas que no pueden dispensarles grandes cuidados.
-         Palmera bambú (Chamaedorea seifrizii): esta elegante palmera, que no alcanza un gran tamaño, es una planta de interior perfecta, tolerante a la luz tenue y a la falta de cuidados. Una pulverización frecuente de sus hojas evitará que las puntas se sequen.
-         Espatifilo (Spathiphyllum wallisii): es una planta fácil de cultivar y de aspecto elegante y atractivo por sus brillantes hojas lanceoladas y sus delicadas flores blancas. Puede ser una buena planta para la oficina, aunque necesita un riego abundante, precisa de cierta humedad ambiental y una ubicación luminosa.
-         Cheflera (Schefflera arboricola): puede alcanzar un porte considerable. Su adaptación a la luz tamizada y a los ambientes frescos permite utilizarla en situaciones desfavorables para otras plantas de interior. Aunque agradece la humedad, soporta bien los ambientes secos y las atmósferas viciadas.
-         Cinta (Chlorophythum gomosum): fáciles de cultivar y multiplicar. Se adaptan muy bien a las condiciones adversas, como las propias del ambiente de oficina, y requiere muy pocos cuidado.

3 comentarios:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...